Emigrar: mezcla de emociones

La semana pasada publiqué la entrevista que me hizo @comosermama.blog (https://comosermamablog.com/2017/09/23/entrevista-a-diana-intriago/) en la que me hizo recordar qué sentí al emigrar con mi bebé y mi esposo a Willemstad, Curacao.

Yo me enteré de la posibilidad de mudarnos desde que tenía pocos meses de embarazo, y me atraía la idea. Ya había vivido una mudanza temporal cuando me fui a Madrid para estudiar mi maestría y fue una experiencia increíble. Es un reto, aprender de otras culturas, conocer nuevas personas y sacarle el mejor provecho al lugar donde vives.

Pero no puedo comparar una mudanza temporal, con emigrar. En nuestro caso, aprovechamos esta oportunidad por cuestiones personales y profesionales; a pesar de tener trabajos estables y una buena vida en Ecuador, vivir es una isla del Caribe nunca suena mal.

Mudarme me ha traído emociones mezcladas, me ha ayudado a consolidar mi nueva familia y a tomar mis propias decisiones, un poco lejos de opiniones y comentarios muy comunes en mi país de origen. Definitivamente, sientes más libertad en la línea de crianza que quieres seguir, y sientes una unión familiar mucho más profunda, pues estas sólo con tu esposo(a) e hijo (os).

Además, emigrar implica muchas veces que tienes que hacerlo todo tú, no tienes la ayuda que tienes en tu país, donde siempre hay más manos para algún quehacer doméstico, o para cuidar a tu bebé si necesitas salir. Pero es meritorio que hagas todo ese trabajo sola, o con mucha menos ayuda que la que reciben otras personas. Y eso te hace sentir muy orgullosa de tu esfuerzo y entrega, algo que haces con todo tu amor para tu familia.

Por otro lado, es innegable que lo que más te cuesta es estar lejos de tu familia y amigos, con quienes compartes a través de pantallas; conoces sus novedades por los mensajes que intercambias o por lo que publican en redes sociales, lo cual nunca se va a igualar a una interacción en persona.

Te pierdes eventos importantes que te dan ganas de poder teletransportarte. Te hacen tanta falta esos abrazos de celebración en los momentos felices, o los abrazos de apoyo en los momentos difíciles. Y así también les haces falta tú a tus seres queridos que se quedaron en tu país, y eso da mucha nostalgia. Y más nostalgia cuando parte de esas vivencias son las de tu hijo (a) que crece lejos de ellos.

Te pierdes sus cumpleaños, matrimonios, nacimientos o fallecimientos, los vives desde lejos. Este fin de semana me pasó, me perdí presenciar el nacimiento de una bebé muy especial para mí, la hermanita de mi ahijado Adriano, la nueva integrante de mi familia de la vida, Almudena Marina Leone Iturralde, pero cuando hay amor, no hay distancia demasiado grande.

Emigrar es algo complejo. Mientras quieres aprovechar las nuevas vivencias, extrañas demasiadas cosas. Es como que tuvieras una vida paralela, no alcanzas a enterarte todo lo que pasa en tu país, ni tampoco a compartir todo lo que estas viviendo en el nuevo lugar. Y si has vivido en varios países, sientes que parte de tu corazón se queda en esos lugares.

Pero definitivamente, emigrar es algo sumamente enriquecedor, que te permite abrir tu mente, acumular momentos nuevos y emocionantes, agrandar tu red de amigos, incrementar tu experiencia profesional, y en fin, vivir y formar los mejores recuerdos posibles.

Hasta la próxima semana,

DI🌸

Anuncios

2 comentarios en “Emigrar: mezcla de emociones

  1. My cierto lo que describes…. Yo llevo más de una década fuera de nuestro Lindo Ecuador y he desarrollado un apego más grande del que tenía antes hacia mi familia que quedò allá, disfruta mucho cuando los visito y aprecio a tope el tiempo que puedo compartir con ellos , el vivir en otro país te hace tener una relaciòn Bellísima con tu pareja…..mi esposo y yo somos inseparables!!!!!! .. Y si, parte de nuestras vidas vamos dejando en aquellos lugares en los cuales hemos vivido….. También es cierto que nos perdemos muchas cosas de nuestro país al estar lejos…. Pero a pesar de eso, el vivir lejos te proporciona experiencias de Vida inolvidables y se conoce a muchas personas y algunas de ellas pasan a ser parte de tu vida. Yo la verdad nunca me arrepentiré de haber tomado la decisiòn de vivir en otro país , eso no quiere decir que no extrañe mi país, adoro mi terruño.
    ………. Me hiciste recordar muchas cosas con tu artículo… Definitivamente…. Mezcla de emocines.

    Me gusta

  2. Totalmente cierto. Muy dificil estar lejos de tu familia en esta nueva faceta de ser padres 😦 extrañas todo y con mas intensidad. Yo me perdi el nacimiento de mi sobrino (me rompio el corazón) es muy duro pero aprendes mucho de tu pareja y pones tus propias reglas y principios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s